Saltar al contenido

Aprende qué es un depósito bancario

depósitos bancarios

Un depósito bancario es un producto financiero de ahorro en el que una persona da una cantidad de dinero a una entidad bancaria a cambio de recibir unos intereses. Para poder comparar los depósitos no solo nos tenemos que fijar en los intereses que genera sino también en los gastos. Es por este motivo que siempre nos tenemos que fijar en el TAE y no en el TIN.

La evolución de los depósitos bancarios tiene una curva muy negativa. Hace 10 años se podría conseguir una rentabilidad de hasta un 4% por el dinero que le entregábamos al banco. En la actualidad, no llega al 0,5%. Esto ocurre porque el Banco Central Europeo ha bajado el tipo de interés que paga a los bancos de todo el mundo por guardar el dinero.

Para los ciudadanos que quieran un poco más rentabilidad pero más riesgo están los fondos de inversión, que su rentabilidad en los últimos 10 años media está por encima que los depósitos a plazo fijo.

Inflación y depósitos bancarios

Como es tan baja rentabilidad que ofrecen los depósitos, todos los contratantes de estos productos están viendo cómo pierde valor su cartera. Esto es por el problema de la inflación. El aumento de los precios que se da anualmente hace que el dinero que tenemos en el banco valga cada día menos. Como la rentabilidad de los depósitos bancarios está por debajo del aumento anual de los precios, los usuarios pierden valor. Ahora bien, mejor tener algo de rentabilidad por el dinero que tenemos en el banco que no tener nada.

Si lo que queremos es contratar un depósito a nuestra medida hay que fijarse siempre en el TAE y en el tiempo de contratación. Si somos capaces de asumir más riesgo, entonces lo mejor serían fondos de inversión o acciones de empresas que creemos que pueden subir a medio lo largo plazo.

Contratar un producto financiero es fácil gracias a nuestro comparador financiero.